Estratégica logística y distribución en crecimiento de empresas PDF Imprimir E-mail
Empresas / Empresarios
Escrito por Redacción Urbeconómica   
Viernes, 03 de Noviembre de 2017 14:15

Las empresas familiares en México enfrentan entre otras ineficiencias que al crecer se enfocan mucho en áreas de ventas, marketing y olvidan sus centros de distribución. Regularmente encontramos su operación sin sistemas, sin procesos documentados, sin información disponible, lo que complica su distribución, advirtió Miebach Consulting México.

Reducción de costos de operación de entre un 10 y un 35 por ciento, mejoras en el nivel de servicio al cliente, reducción de faltantes de productos y mermas a la mitad son algunos de los grandes beneficios de la optimización de plataformas logísticas y centros de distribución empresariales.

Ello según datos de Miebach Consulting México, firma alemana líder mundial en consultoría e ingeniería para la cadena de suministro, cuyo director de proyectos, José Luis García, sostuvo que “un incremento en las metas de ventas de las compañías debe estar siempre soportado en un centro de distribución que permita hacer frente a la demanda, a los estándares de competitividad, a la velocidad de los mercados, a las exigencias de productividad”.

Expuso que actualmente las empresas están viendo dos factores importantes en cuanto a sus cadenas de suministro: los costos operativos y el servicio al cliente.

El servicio al cliente es que el producto esté a tiempo, en forma, con las especificaciones adecuadas y al costo más conveniente. Para ello se requiere de instalaciones modernas.

Por su parte, “la optimización de la distribución de las empresas puede contribuir hoy en día también a reducir la pérdida de alimentos en el mundo, salvar vidas, reducir contaminación ambiental de las sociedades, reducir mermas de productos, entre otros beneficios”, indicó el especialista.

Explicó que un centro de distribución es una plataforma logística en la cual se almacenan productos y se procesan órdenes de salida para su distribución al comercio detallista, minorista o mayorista.

Argumentó que al tener un centro de distribución optimizado lo que se genera es una mayor confiabilidad en los clientes, teniendo un sistema confiable de demanda, picking y almacenaje se puede cumplir la promesa de valor al cliente.

Por ello, las empresas deben considerar diversos factores para determinar si deben invertir o no en el desarrollo de nueva infraestructura logística de distribución que les permita ser más eficientes, vía una reingeniería de procesos y la sistematización de la operación.

“Sólo un 30% de los casos implica inversiones de las empresas en nuevas instalaciones, en el desarrollo de centros de distribución nuevos, flexibles y modernos, mientras que el resto rediseñar procesos y sistematizar operaciones”, puntualizó García.