El Pulso de la Industria / El Modelo Mexicano de Formación Dual – al alcance de todos PDF Imprimir E-mail
Nuestros Columnistas
Escrito por Ing. Thomas Karig   
Miércoles, 06 de Diciembre de 2017 05:00

La semana pasada hablamos del origen del sistema de Formación Dual que ha sido uno de los pilares del éxito de Alemania como potencia industrial. México está avanzando en su industrialización y comienza a enfrentar una escasez de mano de obra calificada.

 

Los estados que implementen un sistema de Formación Dual tendrán una importante ventaja competitiva para la atracción de inversiones.

México ya cuenta con el Modelo Mexicano de Formación Dual, una solución que ya está disponible para las empresas – y para los jóvenes mexicanos. La implementación del sistema está a cargo del CCE y de la SEP, con el apoyo de la CAMEXA y de la Agencia Alemana para el Desarrollo.

Para que funcione un sistema de formación dual, es indispensable que sea un sistema organizado por las cámaras empresariales, para las necesidades específicas de las empresas. El estado apoya, proporcionando la capacitación teórica y regulando y certificando la formación.

La ventaja fundamental es que el alumno recibe una formación que cubre al 100% las necesidades de las empresas, algo que no se logra en un sistema escolarizado. Durante 4 días de la semana los jóvenes están en la empresa, conociendo los procesos y adquiriendo las habilidades requeridas de acuerdo a un plan de capacitación. El quinto día acuden a su escuela para clases de tecnología. Esto significa que los sistemas estatales multiplican sus capacidades con un factor de 5, ya que sus instalaciones ya solo se requieren durante un 20% del tiempo de la formación de los jóvenes.

Cómo funciona en la práctica: un CONALEP, CeCyTe, o similar, pone a disposición de las empresas, a través de sus cámaras, a alumnos que ya han cursado el 1er año. La empresa selecciona a sus candidatos y estos continúan su formación por 2 años en la empresa. El proceso es acompañado por la cámara y por el sistema educativo. Al terminar su formación el joven se somete a un examen y obtiene el Bachillerato Técnico.

Claro que esto no es gratis: la empresa paga una cuota a su cámara que coordina todo el proceso. Pero por el otro lado, el alumno recibe una beca de la SEP federal.

Sin embargo, cualquier esfuerzo aislado que hagan las empresas para capacitar personal por su cuenta también tiene un costo. El sistema de Formación Dual es la combinación óptima entre la formalidad de los sistemas educativos oficiales y las necesidades específicas de las empresas.

Invito a los interesados que se acerquen a CANACINTRA, a COPARMEX o al CCE en Puebla para integrarse a este proyecto que es fundamental para que Puebla, y México, avancen en su desarrollo.

Escúchame todos los lunes en Radio Imagen Puebla, FM 105.1, a las 8:40 PM, y contáctame en www.tkonsult.com.mx.