IFT coincide con telefonistas en medio de la separación funcional de Telmex PDF Imprimir E-mail
Sectores Económicos
Escrito por Redacción Urbeconómica / Agencias   

La desaparición del cobro de la larga distancia nacional, efectiva desde el primero enero del año 2015, trajo una disminución de 10.45 por ciento en los ingresos totales de Teléfonos de México, reveló el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

 

En un análisis de los resultados de dos políticas regulatorias: aquellas que tienen que ver con nuevas tarifa de interconexión y el fin a la larga distancia, cuyo periodo de referencia abarcó de enero de 2013 a diciembre de 2016, el regulador reconoció que las medidas en materia de tarifas de interconexión y del no cobro a la larga distancia afectaron los ingresos de Telmex.

A esta última medida, establecida para toda la industria en la reforma constitucional del 2013, pudieron responder de mejor manera empresas como Megacable y las filiales del Grupo Televisa en el segmento fijo con la conformación de nuevos paquetes de servicio, por ejemplo, productos con minutos ilimitados de voz más Internet y/o video, reconoció el regulador.

Mientras que Telmex enfrentó escollos para revertir las pérdidas en tanto que un impedimento en su título de concesión le imposibilita acceder a la convergencia de servicios con la que hubiera compensado ese faltante de ingresos.

Refiere que los estimados del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) contra la separación funcional ordenada recientemente a Telmex, de que las pérdidas para la empresa sólo por la eliminación de la larga distancia nacional ya equivalían a entre 13 y 14 por ciento de los ingresos totales y de 8 mil 396 millones de pesos sólo en 2015.

A lo anterior se suman otros 2 mil 590 millones de pesos en faltantes por concepto de las nuevas tarifas de interconexión de voz entre 2014 y 2016.

De acuerdo con el IFT, la eliminación de la larga distancia nacional potenció en tres veces el crecimiento acumulado de Megacable.

Por el contrario, hubo otras compañías que desaprovecharon la oportunidad de crecimiento con base en esta medida regulatoria, por ejemplo GTM, que redujo en 2.81 puntos su participación de mercado.

 

Los telefonistas plantearon al regulador el tema de la convergencia para Telmex/Telnor como una posibilidad de la cual ambas telefónicas pudieran echar mano para ingresar al negocio del video o la televisión y con ello compensar pérdidas o disminución de ingresos en otros rubros, así como para equilibrar oportunidades de mercado tras la separación funcional de la compañía.