Presentan en México nuevo Alcatel 3X

CEO de Boeing y sus tácticas para elevar la compañía

Dave Calhoun nuevo jefe de Boeing está dispuesto a asumir riesgos para restablecer al fabricante de aviones que se enfrenta a múltiples retos que van desde superar los problemas de seguridad del 737 Max hasta alcanzar a su rival Airbus.

Una nota de Bloomberg por Julie Johnsson destaca que el nuevo líder de la compañía también estuvo muy involucrado en la decisión de abandonar la oposición de Boeing al entrenamiento en simuladores del Max para pilotos, dijeron personas cercanas a la compañía.

Según el medio informativo, Calhoun tiene a su cargo cambiar una compañía que ha sido ampliamente censurada por su arrogancia, la falta de responsabilidad después de dos choques que mataron a 346 personas, y estimaciones poco realistas de cuándo el Max estaría autorizado para volar de nuevo. 

"La compañía tiene una oportunidad única de poner todas las malas noticias sobre la mesa ahora", dijo Jim Schrager, profesor de emprendimiento y estrategia en la Booth School of Business de la Universidad de Chicago. "Es hora de hacer esto bien y dar un giro", agregó.

Es probable que el cargo contable esté en el rango de seis mil millones de dólares, dijo el analista de Cowen & Co., Cai von Rumohr, mientras Boeing aumenta su reserva para compensar a las aerolíneas 12 mil millones de dólares. Ese es otro riesgo para los inversores, que se han visto afectados por la crisis mientras esquivan un colapso total.

Las acciones cayeron un 22 por ciento desde que el segundo accidente de Max provocó una prohibición de volar en todo el mundo en marzo pasado. Esa fue la mayor caída en el Dow Jones Industrial Average.

Calhoun, un exejecutivo de General Electric, que se convirtió en un líder senior en Blackstone Group, está lejos de ser un extraño en Boeing. Ha servido en la junta del titán aeroespacial durante una década, y asumió el cargo de presidente de Muilenburg en octubre pasado. Eso significa que está identificado con los movimientos que han dejado en la ruina a los consumidores, legisladores y reguladores.

Personas cercanas al nuevo directivo aseguran que "tomará decisiones difíciles en Boeing y no se esconderá detrás de ellos", dijo Kennedy, un portavoz retirado que trabajó estrechamente con Calhoun durante cuatro años en la división de aviación de GE. Eso se extiende a las decisiones de personal.

"No será un mundo acogedor", dijo Kennedy.

Para Calhoun, de 62 años, cuyo nombre había circulado en búsquedas anteriores de CEO de Boeing, cambiar al fabricante sería la cumbre de una carrera de cuatro décadas. Lo que no se sabe es cuánto tiempo tiene la intención de quedarse en Boeing, donde los ejecutivos tradicionalmente se van a los 65 años.

 

Please publish modules in offcanvas position.