Alcanza 5.76% aumento salarial en Audi México

Salario mínimo en México, el más bajo en la OCDE

El salario mínimo en México es el más bajo dentro del conjunto de países de la OCDE, detrás de otras economías emergentes como Polonia, Turquía y Grecia, y lejos aún de lo que registran otras economías de Latinoamérica, como Colombia, Chile, Brasil, y Costa Rica.

Desde la crisis económica que experimentó México en 1994, el salario mínimo perdió más de 20 por ciento de su poder adquisitivo en un quinquenio. Mientras la economía brasileña y la chilena aceleraron la recuperación del valor real de su suelo salarial en los siguientes años, México lo mantuvo prácticamente sin cambio por dos décadas.

Actualmente, el salario mínimo en nuestro país aún se encuentra 10 por ciento por debajo del nivel que prevalecía en 1994. Costa Rica y Colombia, dos economías con menor ingreso per cápita que México, tienen salarios mínimos que representan 4.5 y 3.7 veces el de nuestro país, respectivamente. En Brasil y Chile el salario mínimo es equivalente a 2.6 y 3.6 veces el de México.

El salario mínimo registró un crecimiento casi nulo por veinte años, ajeno al comportamiento de la productividad laboral en México. De acuerdo con la teoría económica, el principal determinante de los precios de los factores de producción, el capital y el trabajo, es la productividad. Si bien el nivel de productividad se deterioró en los años posteriores a la crisis, la afectación fue significativamente menor en términos relativos en comparación con los efectos sobre el salario promedio de los trabajadores formales.

En 1995 la productividad del trabajo se había alejado tan solo 6 por ciento de su nivel previo a la crisis, y para el año 2000 lo había superado, alcanzando en 2018 un crecimiento de 7 por ciento con respecto a 1994.
En contraparte, la historia de la evolución del salario mínimo es muy distinta y no refleja la recuperación que la productividad laboral registró en los años posteriores a la crisis. De 1996 a 2014, el suelo salarial rondó los 76.3 pesos por día (valor real, base 2018), lo que representa casi dos décadas de crecimiento nulo. Quienes han resentido estos bajos niveles salariales son trabajadores con menores ingresos en nuestro país, que hasta 2018 experimentaron el primer incremento sustancial real en su historia, de 5.4 por ciento.

En 2019, veinticinco años después, el salario mínimo recuperará su nivel real de 1994, e incluso lo superará por 5.2 por ciento, según un análisis de  Saidé Salazar, Javier Amador y Carlos Serrano de BBVA Bancomer.

 

Please publish modules in offcanvas position.